Inicio > Laboral > Adicción al trabajo, un vicio poco recomendable

Adicción al trabajo, un vicio poco recomendable


Obsesivos, perfeccionistas, exigentes en exceso y muy inseguros. Estos son algunos de los síntomas que definen a los adictos al trabajo: profesionales que viven por y para el trabajo y que fuera de esta cárcel de oro se sienten perdidos y… muy solos. Erradicar este virus en las organizaciones es un deber que sirve para mejorar el clima laboral y ser más productivos. Ser adicto al trabajo resta en la empresa y en la búsqueda de empleo; los cazatalentos ya lo consideran como un punto en contra en un proceso de selección.

Llegan los primeros a su puesto de trabajo, se van los últimos y, entre tanto, no cesan en su afán de trabajar cuanto más mejor. No es complicado encontrarse estos personajes en la fauna de la oficina que, lejos de gozar de la admiración de los jefes, comienzan a ser los más denostados por éstos y por sus compañeros. Esa falta de equilibrio personal y profesional perjudica a la organización y, lo peor de todo, rara vez se traduce en un aumento de productividad del adicto o de aquellos que están a su cargo.

Javier Martín de la Fuente, socio de Persona, asegura que confunden el ser y el hacer: “Son ciegos a la diferencia entre persona y puesto de trabajo”. A partir de aquí identifica diferentes orígenes de este estado de alerta continua: puede ser por un problema de control, falta de delegación o un mal entendido de compromiso. “A veces es el reflejo de una intolerancia a la forma de trabajar de otros. También los hay exitosos y unos magníficos líderes, pero es raro ya que se trata de una cuestión física: mientras el físico aguanta todo va bien, pero cuando bajan las defensas es una verdadera debacle porque se sienten inválidos”. Helena Thomas, psicóloga del trabajo, apunta que “los adictos tienen baja autoestima y necesitan compensar esa falta de brillantez con más horas de trabajo adicional”.

En opinión de Euprepio Padula, presidente de la firma de cazatalentos Padula & Partners, esta actitud no supone ningún valor añadido al bagaje profesional. “A través de nuestros procesos de coaching hemos podido comprobar que estas personas tienen la autoestima por los suelos, el trabajo en sí mismo es un cárcel dorada que les da claustrofobia. En ese entorno están seguros y fuera se sienten desvalidos”.

Los adictos tienen baja autoestima y necesitan compensar esa falta de brillantez con más horas de trabajo adicional

Añade Padula que cuando pierden el empleo están tan ansiosos por encontrar otro trabajo al que aferrarse que aceptan cualquier proposición aunque no se ajuste a sus capacidades. “Esto denota una falta de consistencia personal importante. No presento a mis clientes estos candidatos. Las organizaciones demandan personas equilibradas que transmitan serenidad a sus plantillas. Un adicto de este tipo no se ajusta a este perfil. Las empresas, antes complacientes y egoístas con estos profesionales, ahora lo son menos porque pueden ser desesperantes cuando se trata de liderar un cambio”.

Alicia Kaufmann es catedrática de Sociología de las Organizaciones de la Universidad de Alcalá y asegura que debajo de estas adicciones subyacen profundos problemas emocionales que, al mantener la hiperactividad se mantienen bajo control. No obstante, el atractivo para la empresa está claramente justificado: estos empleados no podrán ninguna pega para quedarse indefinidamente en su puesto y estarán siempre disponibles. “Pero precisamente por esta razón deja de motivarlos, lo que genera estrés y frustración. Además, quien trabaja tanto sufre un desgaste que lo inhibe para tener mayor creatividad, pierde el talento debido a un excesivo rendimiento”, señala Kaufmann.

Superar a un jefe adicto al trabajo
Por tanto, poco o ningún beneficio procuran estos ejecutivos a largo plazo y la situación se complica aún más cuando éstos tienen un equipo a su cargo. Un estudio realizado por Pic Solution señala que los jefes se posicionan como la figura más influyente en el aumento de tensión de los empleados, casi un 30% de los españoles lo confirman, por encima de la pareja y la suegra. Sobrellevar esta situación es complicado porque, como señala Thomas, “si es el jefe el adicto, el empleado se siente presionado a estar más tiempo, tiende a imitarle, lo que repercute en su vida social y crea un malestar que genera un descenso de productividad”.

Algunas de las claves que pueden ayudar a gestionar a un jefe adicto son:

1.Asertividad. Dejar claros todos y cada uno de los acuerdos que se alcanzan. “El empleado debe saber qué se espera de él, cuándo y cómo. No debe dejar abiertos los plazos ni los planes de acción”, señala Martín de la Fuente.

2.No imitarlos. Adquirir confianza en nuestras propias capacidades, valorarse empieza por uno mismo.

3.Aprender a decir que no con una sonrisa. “Vivimos en la sociedad del 24 por 7, es decir, un jefe puede invadir tu intimidad cuando quiera, si uno se lo permite, claro”, dice Kaufmann.

4.Adelantarse en los seguimientos y enfocar las relaciones desde una perspectiva personal, poco a poco, inicialmente no entenderá nada.

Cómo superar la adicción
Si se vive en una prisa constante, tiene necesidad de hacer varias tareas a la vez, se exige más de lo que puede abarcar y se vuelve más irritable es probable que esté a punto de caer en esta adicción. Mónica Grossini, socia directora de SocialNet Grossini, ofrece algunas pautas que puede ayudarle a superarlo:

1.Acepte la situación, es una adicto o puede serlo.

2.Disminuya poco a poco las horas que usted trabaja diaria y semanalmente.

3.Cuide su cuerpo. Coma sano, despacio y a sus horas. Descanse lo necesario y algo más. Haga ejercicio de forma regular.

4.¡Diviértase! Recupere sus diversiones.

5.Vea a amigos no relacionados con su trabajo.

6.Busque asesoría profesional. Como cualquier adicción, usted no tienen todo el control. Necesita apoyo.

7.Para hallar el equilibrio diversifique sus intereses entre amigos, familia, ocio y trabajo.

Expansión

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: