Inicio > Laboral > Tiene un correo electrónico, pero necesita más vida

Tiene un correo electrónico, pero necesita más vida


Todo el mundo está de acuerdo en que pasamos demasiado tiempo escribiendo y contestando correos electrónicos y que la solución a este problema consiste en escribir menos mensajes, más cortos y más claros, pero a pesar de ello el problema sigue empeorando en lugar de mejorar.

Este mes, Chris Anderson, organizador de las conferencias TED, dijo en su blog que lo que necesitamos es un tratado para los e-mails. El suyo consiste en 16 normas que puso en su blog para que la gente hiciera comentarios sobre ellas. La respuesta fue unánimemente favorable: ¡Me encanta! ¡Excelente! ¡Increíble! ¡Eres un genio!

Según mi opinión algunas de estas normas no son precisamente la obra de un genio, aunque sí la de una persona sensata. Por ejemplo, la norma número 1 dice: “Respete el tiempo del receptor”, a lo que no se puede poner ninguna pega. Otras normas son: No escriba mensajes cuando esté enfadado, no los escriba en mayúsculas, no envíe copias a la gente si no es necesario, no ponga en la línea del asunto “re:re:re” u “¡Hola!”.

No escriba mensajes cuando esté enfadado, no los escriba en mayúsculas, no envíe copias a la gente si no es necesario, no ponga en la línea del asunto “re:re:re” u “¡Hola!”

Otras son menos acertadas. Anderson está en contra de los mensajes en los que sólo se dice “Gracias por su mensaje” porque afirma que hacen perder el tiempo al receptor, pero seguramente es mejor perder un segundo leyendo esas cuatro palabras que pasarse horas inquieto pensando en si la persona a la que le has enviado un mensaje lo ha leído o no.

La última norma es apagar el ordenador de vez en cuando. Eso sí que es una genialidad, pero casi nadie lo hace. Por ejemplo, Anderson sugiere enviar el siguiente mensaje de respuesta automática: “Gracias por su mensaje. Para proteger mi salud mental y la de mi familia, ahora sólo contesto los e-mails los miércoles. Contestaré tantos como pueda el próximo miércoles. Gracias por escribir. No olvide oler las rosas”. Si alguien me enviase un mensaje tan pretencioso, le bloquearía de inmediato.

Pero el verdadero problema del tratado de los correos electrónicos no es que la mitad de las normas no tengan sentido ni que 16 normas sean demasiadas para que la gente las pueda recordar. Es que la mera idea de establecer un tratado para los e-mails es errónea. Las normas sólo funcionan si todos los participantes están dispuestos a cumplirlas y son capaces de cumplirlas.

En el caso de los e-mails, la gente puede estar de acuerdo con el tratado en teoría, pero dudo mucho que consiga cambiar sus malas costumbres. Los comentarios en la página web de TED lo demuestran: la gente dice que el tratado es muy bueno, pero luego lo incumple escribiendo un comentario largo e incoherente.

Para evitar esta tendencia natural a la palabrería hace falta algo más radical. Mi alternativa sería no pedir a las personas que cambien voluntariamente sus costumbres, sino dar un poder absoluto de veto a los receptores: podrían tomarse la justicia por su mano y bloquear todos los mensajes escritos de una forma que no les gustara.

La manera más fácil de hacer esto sería programar la bandeja de entrada para que aceptara solamente e-mails cortos. Quien me enviara un mensaje muy largo e incoherente recibiría la siguiente respuesta automática: “Su mensaje era demasiado largo. La carpeta de entrada de Lucy Kellaway sólo acepta mensajes de 100 palabras como máximo. El resto del mensaje está en la carpeta de elementos eliminados”.

Si mucha gente hiciera esto (y estoy segura que habría mucha), todos se verían obligados a escribir de forma diferente. La gente ha aprendido a ser breve en Twitter y ahora aprendería a serlo con el correo electrónico. Se vería obligada a centrarse en lo esencial a la hora de escribir.

Además, yo también bloquearía a las personas que cometen faltas de ortografía graves y que usan muchos emoticonos y les diría por qué les he bloqueado.

Cuanto más lo pienso, más convencida estoy de que ésta es la mejor idea que he tenido nunca: eliminaría la palabrería, la gente escribiría mejor y tendríamos más tiempo para vivir la vida y disfrutarla.

 

Expansión

Anuncios
Categorías:Laboral Etiquetas: , , , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: