Inicio > Laboral > ¿Es bueno ser optimista en tiempos de crisis?

¿Es bueno ser optimista en tiempos de crisis?


Los trabajadores deben contemplar el optimismo como algo fundamental en su trayectoria laboral. Entendiendo éste como el deseo de ver el futuro de forma positiva independientemente de las circunstancias.

Un trabajador optimista tiende a hacer juicios más benévolos. Además, genera formas de pensamiento más flexibles, suele ser más creativo, y también tarda menos en tomar decisiones. Y lo más importante, suele estar mucho más motivado. Esto es así, porque los trabajadores con esta actitud suelen ponerse retos alcanzables con expectativas positivas. Con lo cual, toda su conducta biológica, psicológica y sociológica está orientada a conseguir esos retos.

En tiempo de crisis, donde todo parece más oscuro, adquiere mayor importancia el ser optimista, siempre y cuando no se haga la típica asociación del optimismo con la ingenuidad.

El optimista no debe ser visto como alguien que no piensa, o que “se deja llevar por la corriente”. No se trata de hablar del “optimismo ingenuo” que en términos laborales se asociaría al trabajador que está considerado como una “bella persona”, “bondadoso”, pero “con poca madera de líder”. No se trata de este tipo de empleado. Todo lo contrario, un profesional optimista es alguien que se crece ante las adversidades y que se ilusiona con las diferentes opciones que se le plantean.

El optimismo tiene que ver sobre todo con conductas proactivas, es decir, anticipatorias o preventivas, orientadas a la solución de problemas. De ahí la importancia en la toma de conciencia por parte del trabajador. Es más, este debería ser un principio básico en el mundo laboral: ser optimista.

El trabajador optimista tiene que tener como acompañante de viaje a la inteligencia. Sin esta compañía, el optimismo se puede entender como el filtro o las gafas positivas que lo ven todo de color de rosa. Y, por supuesto, eso es algo que hoy en día no se puede permitir. Se premian las buenas decisiones, no las buenas intenciones.

Tal y como dijo Viktor Frankl, “para vivir la vida hay que dotarla de sentido”. El pesimista no es capaz de darle sentido a la vida. El pesimista, o “persona gris”, está muy asociado a un estado de tristeza continuo. La tristeza hace que la inactividad se convierta en una forma de vida, provocando una situación de desánimo. De hecho, la emoción más invasiva y paralizante que genera incapacidad de lograr metas u objetivos es precisamente la tristeza. Al contrario de lo que ocurre con la felicidad, que ha sido descrita como la consecución de los objetivos que una persona valora. También llamada por Maslow “auto-realización”.

Expansión

En SVS Asesores le facilitamos la gestión laboral, fiscal y contable de su empresa, no dude en contactarnos y solicitar un estudio de la situación de su empresa y un presupuesto personalizado, al Telf. 871 964 700 o a la siguiente dirección de correo electrónico: svasociados@hotmail.com

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: