Inicio > Economía > La congelación del SMI agrava las cuentas de la Seguridad Social

La congelación del SMI agrava las cuentas de la Seguridad Social


La medida supone congelar más de dos millones de cotizaciones – El sistema deja de ingresar 50 millones por cada punto que no sube la renta mínima

El alivio de los empresarios ante la congelación del salario mínimo es casi idéntico al perjuicio que la medida causa a las arcas de la Seguridad Social. La primera medida laboral del Gobierno del Partido Popular exime a las empresas de elevar los sueldos este año a unas 134.000 personas, los perceptores directos del salario mínimo, según el Ministerio de Empleo. Pero, al mismo tiempo, empeora la ya adversa evolución de los ingresos del sistema, pues más de dos millones de trabajadores tienen las cotizaciones ligadas al salario mínimo. Las estimaciones más bajas de la anterior Administración calculan que la Seguridad Social deja de ingresar unos 50 millones (21 directamente de quienes cobran el salario mínimo) por cada punto que no sube esta renta.

Las pensiones crecen más que las cotizaciones y los sueldos desde 2000

En España la renta de jubilación pesa el 81% sobre el último salario percibido

Pero las consecuencias sobre las arcas del sistema son mayores. Aunque la congelación afecta a muy pocos trabajadores directamente, la suerte del salario mínimo provoca una especie de efecto mariposa. Muchos conceptos retributivos de los convenios están ligados a esta renta, al igual que todas las bases mínimas de cotización a la Seguridad Social.

El colectivo que más se beneficia de la congelación son los autónomos. El 84% de ellos cotiza por la base mínima, según un reciente informe de Empleo, lo que eleva a 1,6 millones los miembros de este colectivo que aportarán al sistema lo mismo que en 2011. Si se suman las casi 300.000 empleadas de hogar registradas, cuyos empleadores suelen cotizar por el mínimo, y los perceptores del salario mínimo (o de otras retribuciones que también se rigen por la base menor) se obtiene que más de dos millones de personas ven congelada su cuota.

Más allá de esos suelos, está por ver qué ocurrirá con el resto de bases de cotización en 2012. El año pasado subieron un 1% y, al prorrogarse los Presupuestos, permanecen intactas. Si el Gobierno decidiera mantenerlas así cuando presente las nuevas cuentas del Estado, en marzo, los apuros económicos de la Seguridad Social aumentarían.

Los números rojos, los primeros desde 1999, que alcanzó el sistema en 2011 (668 millones de euros, según el avance del Gobierno), ponen de manifiesto unos desequilibrios acumulados durante los años de auge económico, al margen del problema coyuntural que provoca la destrucción de empleo que arrancó en 2008. La pensión media ha crecido en los últimos 12 años por encima de lo que lo han hecho el salario y la cotización media (véase cuadro). Y esa disociación resulta, a la larga, insostenible. No obstante, el déficit actual del sistema no implica un riesgo de impago de las prestaciones. Existen recursos más que suficientes (tesorería, excedentes de las mutuas y, en última instancia, el Fondo de Reserva) para hacer frente a las pensiones.

2012 amenaza con ahondar la brecha. El año ha arrancado con una revalorización (modesta, pero revalorización) de las pensiones. Esa pequeña mejora, del 1%, unida a que las prestaciones son cada vez más numerosas y elevadas, provocará una importante subida del gasto en pensiones (en diciembre fue del 4,7% anual, a pesar de la congelación impuesta en 2011). Y si la inflación se desvía de ese 1% inicial, el Ejecutivo restituirá el poder adquisitivo perdido, garantizado por ley.

Por el otro lado, el de los ingresos, la balanza estará descompensada. Más allá del salario mínimo, las remuneraciones de convenio tienen muchas posibilidades de crecer menos que los precios, según el pacto salarial que negocian patronal y sindicatos para los próximos años y en el que la CEOE pide congelación. Así es que la única baza que le quedaría a la Seguridad Social para remontar sería una reactivación del empleo, algo que de momento no contempla casi nadie; tanto la OCDE, que agrupa a las 30 economías más ricas, como el Fondo Monetario Internacional, contemplan para España un mayor deterioro del empleo en 2012.

Una de las consecuencias de esa mayor generosidad de las pensiones respecto de los salarios se traduce en la escasa diferencia que existe de media entre unos y otros para una misma persona, según datos de la OCDE. La cuantía que representa la pensión bruta de un trabajador con ingresos medios sobre su último sueldo percibido alcanza en España el 81%, el séptimo valor más elevado de los países que componen esta organización. El porcentaje, sin duda, irá bajando a medida que se aplique la reforma de las pensiones, que aumenta progresivamente los años que se tienen en cuenta para calcular la prestación.

(Noticia extraída de El País)

En SVS Asesores le facilitamos la gestión laboral, fiscal y contable de su empresa, no dude en contactarnos y solicitar un estudio de la situación de su empresa y un presupuesto personalizado, al Telf. 871 964 700 a nuestro  correo electrónico: svsasesores@hotmail.com o bien a través de skype: svsasesores

 

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: