Inicio > Laboral, Opinión > Aclarando conceptos sobre el despido improcedente “express”

Aclarando conceptos sobre el despido improcedente “express”


A pesar de que hace ya unos meses que entró en vigor la reforma laboral (febrero) aún hay un verdadero desconocimiento de como ha quedado la situación del despido improcedente o express en el consciente colectivo.

Hay que aclarar, que como tal, el despido improcedente tal como lo hemos conocido ya no existe, es decir, ya no se puede reconocer el despido como improcedente abonando la indemnización al trabajador o bien si este no la acepta, consignarla en los juzgados de lo social, ese procedimiento ya no es posible.

Tras la reforma, lo que el empresario debe hacer es realizar un despido procedente, es decir, alegando causa legal, si dicha causa legal no existe o no es suficientemente probada, el juzgado determinará la improcedencia del despido, debiendo en ese caso optar por la readmisión del trabajador (con abono de los salarios de tramitación) o por la extinción del contrato con fecha de la carta de despido y sin abono de salarios de tramitación.

Más claro que en el artículo 56 del estatuto de los trabajadores, lo encontramos en la exposición de motivos del RDL 3/2012, que dice:

“Junto a la supresión del despido exprés se introducen otras modificaciones en las normas que aluden a los salarios de tramitación, manteniendo la obligación de empresarial de abonarlos únicamente en los supuestos de readmisión del trabajador, bien por así haber optado el empresario ante un despido declarado improcedente, bien como consecuencia de la calificación de nulidad del mismo. En caso de los despidos improcedentes en los que el empresario opte por la indemnización, el no abono de los salarios de tramitación se justifica en que el tiempo de duración del proceso judicial no parece un criterio adecuado para compensar el perjuicio que supone la pérdida del empleo, pudiendo, además, el trabajador acceder a la prestación de desempleo desde el mismo momento en que tiene efectividad la decisión extintiva. Por lo demás, los salarios de tramitación actúan en ocasiones como un incentivo para estrategias procesales dilatorias, con el añadido de que los mismos acaban convirtiéndose en un coste parcialmente socializado, dada la previsión de que el empresario podrá reclamar al Estado la parte de dichos salarios que exceda de 60 días.”

Esto supone de facto una mayor judicialización del despido, ya que habrá que esperar al acto de juicio para poder culminar el despido como improcedente, lo cual va a suponer un verdadero problema para unos juzgados de lo social, ya absolutamente saturados, pero eso es otro asunto.

Francisco Sánchez Argüelles

Graduado Social

En SVS Asesores le facilitamos la gestión laboral, de Recursos Humanos y la Asesoría Fiscal y contable de su empresa, no dude en contactarnos y solicitar un estudio de la situación de su negocio y un presupuesto personalizado,

Telf. 871964700

Email: svsasesores@hotmail.com

Facebook: http://www.facebook.com/svsasesores

 Skype: svsasesores

Twitter: @svs_asesores

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: