Inicio > Sin categoría > Corrupción. Una cuestión de ética y un reflejo de la sociedad, aunque nos duela

Corrupción. Una cuestión de ética y un reflejo de la sociedad, aunque nos duela


Corren tiempos en los que quien más quien menos, siente una creciente indignación ante los abusos a los que nos vemos sometidos por las personas, que siendo nuestros representantes, gestionan los recursos del Estado. Esto es especialmente grave, dado que quien, amparado en la confianza que le otorga el pueblo se aprovecha de su cargo para lucrarse ilícitamente con fondos públicos, comete el peor pecado que le cabe a un representante del pueblo, y todos estamos de acuerdo que la condena no suele estar en consonancia con el perjuicio no sólo económico, sino moral causado.

Ahora bien, dicho lo anterior, yo me pregunto, ¿y qué es la corrupción?, si no más que un reflejo de la sociedad que hemos creado, nuestros corruptos, no son personas que hayan salido de otra cultura, son españoles, forman parte de nuestra sociedad y se han criado en los valores que esta sociedad transmite. Voy más allá; no debemos condenar únicamente la corrupción a gran escala, esa que nos inunda los telediarios, la corrupción a pequeña escala se debe condenar con la misma energía, más si cabe, ya que es el cáncer que pudre el colectivo sin dar muestras de su presencia, me explico, todos conocemos el caso de alguien que ha trabajador en negro, que ha simultaneado el cobro de prestación o subsidio con pequeños trabajos (o no tan pequeños) en negro, gente que pacta con la empresa “que le arreglen los papeles para cobrar el paro”, gente que utiliza a un conocido, familiar, amigo, para obtener algo que sin esa mediación no podría. ¡Eso es corrupción también!, tan condenable como la que nos llega a través de los medios, pero mucho más silenciosa. No podemos de ninguna manera llenarnos la boca clamando contra la corrupción (que debe ser perseguida con ejemplaridad) de las grandes cifras, y ver a Robin Hood en la corrupción del día a día. A lo mejor resulta que todos somos corruptos, cada uno en la medida que puede y nuestros grandes casos de corrupción, son un reflejo de la moral de esta sociedad.

Regeneración, urgente ya, pero desde abajo hacia arriba, no solo desde arriba.

Francisco Argüelles Sánchez

Graduado Social.

Anuncios
Categorías:Sin categoría
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: