Archivo

Posts Tagged ‘éxito’

42 cosas que hacer en twitter además de promocionar tu negocio


Uno de los principales bloqueos a los que se enfrentan las empresas a la hora de empezar a funcionar en las redes sociales es el de la escritura ¿Qué debería twittear? Es una de las preguntas más comunes estos días.
Resulta muy curioso que esto les suceda a las empresas puesto que supuestamente al comenzar su negocio sí tenían algo que decir, una pasión por algo o un mínimo interés que les hizo dedicarse a eso y no a otra cosa.
Sin embargo, cuando se trata de escribir 140 caracteres sobre ello no es tan sencillo. Twitter se basa en las conversaciones en tiempo real, la inmediatez. Debería ayudar centrarse en por qué se empezó en ese negocio en primer lugar y pensar en cómo explicárselo a clientes, compañeros o una comunidad entera. Pero lo cierto es que no resulta nada sencillo ni saber qué decir ni saber qué interesa a ese público.
Teniendo en cuenta estos problemas iniciales, la polifacética Pam Moore, CEO en ZoomFactor, nos ofrece una lista de 42 cosas que se pueden hacer en Twitter aparte de promocionar tu empresa y ofrecer cupones de descuento.
1. Comparte contenido de valor que pueda ser útil a tus seguidores.
2. Únete o crea una conversación por Twitter.
3. Escucha y observa a otros, tanto compañeros como competidores o clientes.
4. Utiliza hashtags para empezar una nueva comunidad acerca de un tema específico, un evento, un negocio o una buena causa.
5. Comparte contenido inspirador como citas o frases interesantes. Las citas son el contenido más retweeteado en Twitter.
6. Comparte una canción.
7. Habla con la gente, intenta mantener conversaciones.
8. Da la bienvenida a negocios online que se acaben de incorporar a Twitter.
9. Comparte eventos locales.
10. Comparte información sobre tus empresas favoritas.
11. Apoya a tus clientes. Echa un vistazo a sus tweets de forma regular por si puedes ayudarles a compartir información.
12. Agradece a alguien vía Twitter haber comentado en tu blog.
13. Haz una pregunta que pueda empezar un diálogo.
14. Apoya a las buenas causas y las organizaciones benéficas que las llevan a cabo.
15. Obtén apoyo de organizaciones benéficas favoritas y sus causas.
16. Comparte el contenido de otros, como blogs y tweets.
17. Empieza un movimiento nuevo.
18. Comparte consejos que puedan ayudar a tu público.
19. Desarrolla un calendario con consejos y temas de conversación. Esto te ayudará especialmente los días que estés bloqueado o no tengas demasiado tiempo para pensar.
20. Haz nuevos amigos.
21. Comparte fotos. Puedes añadir páginas como TwitPic, Instagram, Flickr o Pinterest.
22. Haz preguntas.
23. Haz encuestas a tus seguidores de Twitter.
24. Comparte eventos.
25. Comparte contenido, información y citas de un evento en directo.
26. Encuentra a viejos amigos.
27. Comparte vídeos graciosos o curiosos, también vídeos conmovedores.
28. Comparte ideas.
29. Comparte un nuevo diseño o logo y pregunta a tus seguidores por su opinión.
30. Sondea opiniones cuando se lance una nueva Web o blog.
31. Muestra aprecio y ofrece apoyo a los miembros de tu comunidad.
32. Felicita los cumpleaños o cualquier otra celebración apropiada.
33. Comparte sucesos y fotos divertidas.
34. Comparte un tweet sabio cada día.
35. Crea días temáticos. Si les gustan a sus seguidores entrarán en tu perfil los días que elijas para ver tu contenido. Un ejemplo son los #FollowFriday de Twitter.
36. Reúne opiniones y consejos de distintos blogs que puedan interesar a tus seguidores y lectores.
37. Crea listas en Twitter para encontrar más fácilmente a tus seguidores. Puedes hacer listas de expertos en determinados temas, clientes, usuarios favoritos…
38. Conoce las listas de tus amigos, clientes, compañeros o incluso competidores con el fin de encontrar buenos usuarios de Twitter a los que seguir.
39. Anima a alguien.
40. Tweetea cuando utilizas FourSquare en tu restaurante favorito.
41. Habla sobre gente que envía cupones descuento (es broma)
42. ¡Tweetea este post!

Puromarketing

En SVS Asesores le facilitamos la gestión laboral, de Recursos Humanos y la Asesoría Fiscal y contable de su empresa, no dude en contactarnos y solicitar un estudio de la situación de su negocio y un presupuesto personalizado,

Telf. 871964700

Email: svsasesores@hotmail.com

Facebook: SVS Asesores

 Skype: svsasesores

Twitter: @neroncete

 

Anuncios

Reinventarse en internet


La facilidad de acceso, las nuevas herramientas para crear páginas web y la menor inversión inicial hacen del mundo online un entorno propicio para la creación de nuevos negocios. La clave del éxito reside en la capacidad para anticiparse y ser el primero.

Anxo Pérez es un hombre renacentista del siglo XXI. Ha recorrido medio mundo y ha trabajado como intérprete del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, como persona de enlace para un proyecto de ayuda al desarrollo en la sede que la ONU tiene en Ginebra, de actor protagonista en una película y hasta ha editado su propio disco de música. Habla varios idiomas, entre ellos el chino mandarín que aprendió en tan sólo unos meses siguiendo un método creado por él mismo. Una fórmula de estudio que le llevó, a principios de 2011, a poner en marcha su proyecto empresarial: 8belts.com (www.8belts.com), una plataforma online para hispanohablantes que garantiza hablar chino mandarín en cuatro o cinco meses.

Éste es tan sólo un ejemplo de los muchos emprendedores que han decidido hacer realidad su idea de negocio utilizando Internet como base. La web se ha convertido en uno de los principales soportes para los nuevos empresarios, pues “con mucho menos capital y menos tiempo permite sacar adelante un modelo de negocio, lo que le convierte en un sector adecuado tanto para el inversor como para el emprendedor”, asegura Yago Arbeloa, presidente de la Asociación de Inversores y Emprendedores de Internet (AIEI). Y es que por menos de 6.000 euros de inversión inicial se puede poner en marcha un proyecto en la red, mientras que en el ámbito tradicional ese capital sería insuficiente.

Transición
Emprender en Internet puede resultar más económico que montar un negocio tradicional, pero “a nivel de esfuerzo, el coste es similar. La tecnología se convierte en una commodity para el negocio y es necesario desarrollar adecuadamente los modelos de captación y explotación de tráfico”, explica Rodrigo Miranda, profesor de EOI en materia de emprendedores. Es decir, fundar una empresa en la red implica dar unos pasos diferentes y un cambio en la forma de interactuar con los usuarios, de consumir información y de prestar un servicio. Un giro que Miguel Arias tuvo en cuenta cuando conectó su negocio de creación de plataformas de networking a la red hace ya cuatro años. Este emprendedor no tardó en darse cuenta de que su compañía iMaste era más eficaz en Internet. Eso sí, su mercado objetivo aumentó exponencialmente. Y es que la red llega a más gente.

Por eso mismo, Daniel Soriano, director del Centro Internacional de Gestión Emprendedora de IE Business School, aconseja hacer un estudio de mercado para saber lo escalable que puede llegar a ser un negocio en la red. Es decir, todo emprendedor debe contar con que en una empresa online no hay límites horarios ni geográficos y precisa mejor tecnología. Detalles que permiten afirmar a Jorge Lorenzo, director del departamento de Tecnologías de Información de la Cámara de Comercio de Tenerife, que “no todo vale en la red. La clave está en el producto que vende”. Aunque lo que sí es cierto es que todo aquello que no tenga aún su reflejo en Internet lo tendrá en breve, por lo que anticiparse es esencial para posicionarse como líder.

Profesiones que nacen en el ordenador
1. El mundo de las letras. Autores, editores, ‘copywriters’, traductores, transcriptores de informes (según la revista Forbes los transcriptores médicos que convierten en texto los informes de voz pueden ganar hasta 37.000 euros anuales) o blogueros pueden convertir todas estas actividades en una empresa.

2. Las posibilidades de la tecnología. los desarrolladores de web, o los creadores de aplicaciones móviles, igual que aquellos que quieran dedicarse al diseño gráfico. El diseño de logos (sólo en Estados Unidos hay 29,6 millones de pequeños negocios que pueden convertirse en clientes de un diseñador de logotipos), de web, de libros o de aplicaciones son otras oportunidades.

3. Márketing en Internet. La optimización de los recursos tecnológicos, la gestión de medios sociales o de emails abren asimismo nuevas posibilidades a nuevos proyectos de negocio. Además, los llamados kioskos virtuales combaten la caída de la distribución de papel.

4. Franquicia personal. Hay profesiones que permiten convertir a la persona en su propia empresa. Así, muchos profesionales del sector sanitario, de las industrias llamadas ‘creativas’ y los que se mueven en el mundo tecnológico trabajan desde casa. Los más cotizados son los médicos y los radiólogos que pueden llegar a cobrar, como salario medio,140.000 euros al año por la atención primaria.

Claves para emprender en la red
1. Nombre del dominio. Como en cualquier negocio, la marca es lo que le identificará. El nombre del dominio será el modo por el que los usuarios localicen la empresa en la red. Por eso, hay que pensar en una marca que no sea muy larga, fácil de recordar y que describa la actividad de la compañía.

2. Poner en marcha la web. El diseño de la página en Internet es tan importante como el de un local tradicional. El emprendedor debe pensar qué quiere transmitir con ese escaparate. Puede crear la web a través de una agencia, o usar programas de asistentes de páginas que, por unos 10 euros al mes, consiguen buenos resultados.

3. Llenar la estructura. Es decir, nutrir la página con contenido: quiénes somos, a qué nos dedicamos, etcétera. En este caso, también existen los llamados proveedores de contenidos que pueden facilitar la tarea.

4. Promocionar la página. Todo negocio necesita visitantes. Se puede hacer publicidad en Internet o buscar implicación en redes sociales.

5. Controlar cómo funciona. La red ofrece herramientas para descubrir cómo funciona el negocio en la web. No se debe dejar de mirar el tráfico de la página ni de atender la respuesta de los usuarios. Al fin y al cabo, es su negocio.

Fuente: Fermín Palacios, Director de Experiencia de Cliente de Arsys.

Empresas que descubren su gen del éxito


¿Por qué unas empresas duran 100 años y otras no superan el lustro? Compañías ganadoras como Nokia, Yahoo! o Polaroid han bajado a la segunda división corporativa, mientras que otras como Apple o Google han sabido reinventarse para seguir siendo líderes en el mercado.

Nokia, hasta hace poco empresa líder en la fabricación de teléfonos móviles, ya no conecta con el mercado. Ha perdido fuelle, no ha sabido adecuarse a las nuevas reglas del juego y se ha dejado comer terreno por otras compañías que se han adaptado con mayor rapidez a los nuevos smartphones. Se dejó llevar por el deleite del triunfo. Y no es el único ejemplo.

Polaroid también se quedó atrás. En los albores de la década de 1950 sorprendió al mundo con la fotografía instantánea. Creó una cámara que revelaba y positivaba la imagen en sólo 60 segundos. Toda una revolución que alimentó su fama y su cuenta de resultados durante décadas, hasta que llegó la fotografía digital. Murió de éxito. No se preocupó de adecuarse a las nuevas exigencias de los consumidores, a los avances de sus competidores ni al desarrollo de la tecnología. “La complacencia de la fama le hizo perder el norte”, asegura José Luis Illueca, profesor del IESE.

En constante cambio
Estos son sólo dos ejemplos que evidencian que una de las reglas de oro para sobrevivir en el mercado es la renovación constante. Una buena idea puede hacer despegar y triunfar a una empresa, pero lo más difícil es mantenerse. En la vida de cualquier organización llega el llamado breaking point, es decir, el momento en el que, superada la puesta en marcha del nuevo proyecto y salvadas las múltiples trabas financieras y burocráticas, hay que saber gestionar el crecimiento.

Una firma no puede darse el lujo de vivir de un sólo triunfo y debe estar en constante renovación

Si el mundo está en constante transformación, las empresas no pueden permitirse el lujo de quedarse paradas, de rechazar la innovación, de hacer oídos sordos a los avances. “El cambio tiene que ser una constante para cualquier compañía. Las organizaciones deben ser capaces de detectar las señales del mercado y estar atentas a cualquier giro. Dormirse en los laureles es la mejor garantía para el fracaso”, sostiene Illueca.

Cuidar la plantilla también es parte de la fórmula del éxito. Contar con un equipo que reme hacía el mismo puerto, que trabaje para evitar la desaparición de la firma es algo esencial. Fernando Morán, senior manager en consultoría de recursos humanos de PwC, asegura que cada vez son más las empresas que le dan importancia al employer branding, es decir, al posicionamiento frente a sus empleados. “Hay que cuidar al personal, motivarle, intentar que se sienta identificado con la marca para que no haya riesgo de fuga de talento cuando la situación mejore”. Y en este sentido Google, que cuida con mimo a su plantilla y tiene en cuenta sus ideas para estar siempre al día, supone un buen ejemplo.

Cierto es, como señala Diego Torres, profesor de Esade, que “los cambios generan inseguridad, pero también oportunidades. No nos gusta cambiar porque tanto las empresas como sus plantillas se acostumbran a tener éxito de una determinada manera. Por eso, cuando una compañía se plantea un giro en su estrategia, en su funcionamiento o en su personal siempre va a encontrar oposición”. Pero estas modificaciones resultan inevitables en la mayoría de los casos. Si no se llevan a cabo en su momento, una firma puede quedarse atrás. Es lo que le ha pasado a Yahoo! que no tiene presencia en las redes sociales y su llegada a la telefonía móvil va con bastante retraso frente a la competencia.

Aunque la innovación es vital para cualquier empresa, todo cambio lleva aparejado el miedo al fracaso. Sin embargo, “que una firma falle en alguno de sus proyectos no significa que vaya a fracasar en el futuro”, recuerda Illueca.

Apple es uno de los mejores ejemplos. La compañía de la manzana tuvo que retirar su Apple III del mercado, pero no se rindió. Décadas más tarde asombró al mundo con el lanzamiento del iPod, toda una revolución que la devolvió a la carrera. Alberto Gimeno, profesor de política empresarial de ESADE, cree que “vamos hacia un nuevo mundo más complejo, en el que la tecnología avanza sin pausa y hay que surfear. Por eso es cada vez más importante asumir lo que ya se ha hecho y lo que está por venir”. Una empresa que aspire a sobrevivir debe estar bien informada, darle sentido a los datos que recibe y crear sus propios patrones.

Pero, ¿cómo se sabe cuándo se han de acometer los cambios? Según Joaquín Garralda, profesor de estrategia empresarial de IE Business School, hay dos señales inequívocas que invitan a cualquier empresa a la transformación: el margen entre gastos e ingresos y las ventas. Cuando cuesta demasiado hacer negocio a causa de la fuerte competencia o la bajada del consumo, o si las ventas caen mucho es el momento del cambio. Y en la mayoría de los casos esperar a que ésto suceda supone un riesgo. Cuando una empresa llega tarde al cambio surge la ansiedad y se realizan recortes que no van aparejados a un plan de viabilidad creíble. Normalmente, si no funciona la estructura de una compañía se pega tijeretazo a la plantilla, una solución cortoplacista, como la definen los expertos consultados. José Luis Guillén, socio responsable de management consulting de KPMG explica que “lo inteligente –aunque mas complejo– es analizar en profundidad dónde tenemos frenos al cambio, qué actividades no generan valor, cuáles son los clientes que no nos interesan o las operaciones ineficientes y cambiar las cosas con tiempo, recursos y profundidad”.

Morán, apunta también al clima interno de la empresa como indicador de que algo no marcha bien. Según Morán toda compañía debería contar con herramientas para evaluar la plantilla y el entorno laboral. Estas evaluaciones deberían realizarse periódicamente y estar adecuadas a la nueva realidad.

Aunque la mayoría somos reacios a los cambios, Gimeno recuerda que “estamos asistiendo al nacimiento de un mundo nuevo y hay muchas compañías que forman parte del mundo de ayer”.

Expansión

En SVS Asesores le facilitamos la gestión laboral, fiscal y contable de su empresa, no dude en contactarnos y solicitar un estudio de la situación de su empresa y un presupuesto personalizado, al Telf. 871 964 700 o a la siguiente dirección de correo electrónico: svasesores@hotmail.com

 

Categorías:Economía Etiquetas: , , , , ,