Archivo

Posts Tagged ‘jubilación’

Jubilación. Jugar con el futuro.


La pensión de jubilación, ha sido un tótem inamovible desde su creación. Y no es para menos, en esa pensión ponen sus miras y sus esfuerzos una gran mayoría de españoles, fiando su futuro y bienestar económico, llegado el momento del retiro laboral a ella. Su configuración ha sido bastante estable, tanto, que la mayoría de españoles, era capaz de citar al menos la carencia genérica para poder obtener el 100% de la pensión, y era bueno que fuese así. Cuando una carrera y vida profesional van ligados a la pensión que debe asegurar tu capacidad económica, una vez dejes de trabajar, lo menos que puede pedirse a esta pensión es que sea fiable, que sus condiciones estén claras y que no sean modificadas a voluntad del gobernante que por turno toque. No siendo eso así, ¿qué sentido tiene vincular el esfuerzo de toda una vida laboral a una pensión que no sabes como será el día de mañana?, sujeta a vaivenes políticos. Es sencillamente desincentivante del esfuerzo de cotización que realiza el trabajador y empresa. A todo esto hay que sumar el hecho de que no puedes elegir cobrar o no una pensión de jubilación pública, ya que la cotización por esta contingencia es obligatoria.

¿Y por qué escribo todo esto?, pues porque en los últimos años, las reglas del juego están cambiando, los últimos Gobiernos, han estado realizando modificaciones en las condiciones en que se accede y en los importes que se reciben como pensión de jubilación, esto supone algo muy peligroso, y es que se crea inseguridad al ciudadano. A día de hoy, con las diferentes modificaciones realizadas en los últimos 4 años, ningún ciudadano se atreve a asegurar cuanto cobrará el día de su jubilación, ni en que condiciones tendrá que acceder a la pensión, el día que cumpla su edad de jubilación (que tampoco sabemos cual será). Esto está abriendo una necesidad que el español medio no contemplaba en su mayoría hasta la actualidad, el plan de pensiones.

Hay que tener en cuenta que la cotización a la seguridad social por la pensión de jubilación es obligatoria, por lo que quedas obligado a ella en base a la solidaridad del sistema de seguridad social español, lo cual significa que tendrás que pasar toda tu vida laboral cotizando por esa contingencia, pero sin tener la seguridad de que tipo de pensión percibirás ni en que condiciones, al mismo tiempo, esta desconfianza, está haciendo que cada vez más gente (los que pueden) estén haciendo un esfuerzo por asegurarse un bienestar económico, mediante la aportación a planes privados de pensiones.

En resumen, a mi entender es un absoluto despropósito lo que está sucediendo con la pensión de jubilación, pone en riesgo el bienestar futuro de muchos españoles y será un problema que a largo plazo se va a traducir en bolsas de pobreza entre la tercera edad, entre aquellos que no hayan tenido una exitosa vida laboral y que no hayan podido complementar su pensión pública a través de ahorro privado. Y esa realidad nos golpeará a los mayores y a los familiares que hoy por hoy tampoco están pudiendo tener una vida laboral solvente. A la vuelta de 15 años veremos como acaba este desastre.

Francisco Argüelles Sánchez.

Graduado Social.

Anuncios

El 80% de los autónomos cotiza por la base mínima


Esta es una noticia, recurrente, seguro que a casi todos nos resuena en el subconsciente, la mayoría de autónomos cotiza por la base mínima legal. A modo de ejemplo, en  junio de 2011 se nos instaba en una campaña a elevar la base de cotización http://www.20minutos.es/noticia/1077646/0/ , pero incluso, ya en 2007 el diario vasco indicaba que 8 de cada diez autónomos cotiza por la base mínima http://www.diariovasco.com/20070806/economia/cada-autonomos-cotiza-base-20070806.html, como podemos apreciar nada ha cambiado en el decurso de estos años.

A pesar de que se ha intentado prevenir de los riesgos a largo plazo que ello conlleva, como son una baja pensión de jubilación, que puede llegar llegar a convertirse en una situación muy complicada, si el autónomo no ha tenido la precaución de asegurar unos ingresos extraordinarios a través de medidas de ahorro como planes de pensiones.

Por tramos de edades, los autónomos más jóvenes son los que menos cotizan, con un 91% cotizando por bases mínimas, mientras que los mayores de 56 años, los cuales van tomando conciencia, son los que en mayor porcentaje (un 43%), elevan la cuantía de su base de cotización en los últimos 10 años de su vida laboral.

Estas aportaciones mínimas, son las causantes de que la pensión contributiva media de los trabajadores autónomos sea de 582€, siendo esta un 41% inferior a la pensión media de los asalariados.

Es importante que el autónomo sea consciente de que debe asegurar su solvencia económica tras la jubilación y que difícilmente esto puede hacerse apoyándose en la pensión de jubilación obtenida con cotizaciones a la base mínima, por lo que bien por medio de una mayor base de cotización, bien por medio de el aseguramiento de recursos externos a la pensión de jubilación, deben tomar conciencia de que la jubilación puede verse lejos, pero cuando llega, no debe suponer un estado de desprotección económico.

Francisco Sánchez Argüelles

Graduado Social

En SVS Asesores le facilitamos la gestión laboral, de Recursos Humanos y la Asesoría Fiscal y contable de su empresa, no dude en contactarnos y solicitar un estudio de la situación de su negocio y un presupuesto personalizado,

Telf. 871964700

Email: svsasesores@hotmail.com

Facebook: http://www.facebook.com/svsasesores

 Skype: svsasesores

Twitter: @svs_asesores

El Gobierno estudia incentivar los planes de pensiones y los seguros médicos privados


El compromiso de poner en orden las cuentas públicas ha complicado la jubilación y ha impuesto recortes en la sanidad pública. El sector del seguro ha aprovechado ese escenario para reclamar incentivos fiscales que fomenten la contratación de fondos de pensiones y pólizas privadas de salud, entre otros productor. Y el Gobierno de Mariano Rajoy no hace oídos sordos. El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha dicho durante la apertura de la XIX Semana del Seguro estar «abierto a estudiar» esas propuestas para promover el ahorro a largo plazo.

«Para nosotros es una noticia feliz que el secretario de Estado de Economía se comprometa tan activamente con el futuro del sector asegurador», ha celebrado en el mismo foro la presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, quien ha recordado que es una reivindicación que el sector viene haciendo desde hace varios años.

Las cifras presentadas por la patronal del sector —que ha pesar de la caída del consumo ha logrado capear la crisis— dicen que los españoles destina solo 54 céntimos de cada 100 euros disponibles a planes de ahorro, frente a los 2,88 euros que guardaban en 2004. «El ahorro que no hacemos hoy es renta que nos va a faltar mañana», ha advertido González de Frutos.

«El ahorro que no hacemos hoy nos falta mañana», según Unespa

La patronal de las compañías de seguros ha asegurado que tiene ya en mente una batería de medidas, tanto de regulación del sector como de reforma fiscal, que hará llegar al Ejecutivo. «Estamos seguros de que al final verán la luz», ha aventurado González de Frutos.

La directora general de Seguros y Fondos de Pensiones ha asegurado que su gabinete trabaja en contacto con las compañías del sector y que está elaborando ya un informe sobre previsión social complementaria, que incluye todos los productos de ahorro a largo plazo, así como el de fallecimiento o invalidez, que debe presentarse en el Congreso de los Diputados antes de junio de 2013.

El sector defiende su papel

«Hay que reclamar algún incentivo que anime pasarse al sector privado», ha dicho el director general del área de seguros de Mutua Madrileña y presidente ejecutivo de SegurCaixa Adeslas, Juan Hormaechea, quien ha asegurado que esto supondría un alivio para las cuenta públicas.

«Es algo ineludible», ha dicho el consejero director general de Satanlucía y consejero delegado de SOS Seguros y Reaseguros, Jesús Priego. «El sector va a ser una ayuda y una complemento fundamental para el Estado de bienestar», ha augurado el nuevo presidente de Mapfre, Antonio Huertas, quien defendió que el sector privado, «a pesar de su ánimo de lucro es más eficiente».

(Noticia extraída de ABC)

En SVS Asesores le facilitamos la gestión laboral, de Recursos Humanos y la Asesoría Fiscal y contable de su empresa, no dude en contactarnos y solicitar un estudio de la situación de su negocio y un presupuesto personalizado,

Telf. 871964700

Email: svsasesores@hotmail.com

Facebook: SVS Asesores

 Skype: svsasesores

Twitter: @neroncete

Mejor contratar planes de pensiones


La Comisión Europea (CE) recomienda subir la edad de jubilación, suprimir prejubilaciones y suscribir planes privados de pensiones pese a su mayor vulnerabilidad en un contexto de crisis. Advierte de que las pensiones públicas “serán más bajas en el futuro”.

El comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor, ha presentado hoy su Libro Blanco sobre pensiones, “un documento destinado a hacer frente al desafío que supone el envejecimiento de la población en el actual contexto económico”, marcado por los altos niveles de desempleo y los ajustes presupuestarios.

En el documento, Bruselas encarece a los países comunitarios que tomen “medidas adicionales” para alargar la vida laboral de sus ciudadanos, ya que la extensión de la edad legal de jubilación “no es suficiente” para garantizar la sostenibilidad de los sistemas de pensiones.

El comisario ha subrayado que las reformas que han llevado a cabo la mayoría de los Estados miembros, entre ellos España, reducirán la cuantía de las pensiones en el futuro. Por ello, ha aconsejado que los ciudadanos “suscriban planes de jubilación privados complementarios para completar sus ingresos tras la jubilación, pese a admitir que estos planes son vulnerables a crisis financieras como la actual”. El Libro Blanco anima a los interlocutores sociales a crearlos y a los Estados miembros a mejorar los incentivos fiscales y de otros tipos.

El Ejecutivo comunitario reclama seguir retrasando la edad de jubilación en línea con la esperanza de vida, en línea con la decisión de postergar el retiro a los 67 años, como ya han hecho varios socios. Pretende, además, restringir el acceso a la jubilación anticipada y eliminar las diferencias entre hombres y mujeres en materia de pensiones.

En el documento de recomendaciones se pide que empresarios y organismos promuevan un envejecimiento activo y sugiere recurrir al fondo social europeo para que los trabajadores de más edad puedan acceder al empleo en vez de pensar en jubilarse. “Muchas reformas ya adoptadas significarán pensiones más bajas en el futuro para compensar que la jubilación será más larga y que habrá menos trabajadores. Aparte de acumular más derechos de pensión trabajando más tiempo, mucha gente puede querer ahorrar más para su pensión en sistemas complementarios”, explica Andor, en un comunicado.

Más seguridad en planes de pensiones
La CE adoptará medidas para mejorar la seguridad de las inversiones en planes de pensiones. Por ejemplo, revisará la directiva sobre fondos de pensiones de empleo y mejorará la información a los consumidores. De hecho, Bruselas admite que “la crisis ha puesto de relieve de la vulnerabilidad de los sistemas de pensiones financiados a crisis financiaras y turbulencias económicas”.

Finalmente, la Comisión protegerá a través de legislación, los derechos de pensión de los ciudadanos que se desplacen para facilitar la movilidad de los planes de pensiones complementarios protegiendo. Hasta ahora, los Estados miembros han rechazado aprobar una norma de este tipo.

El paro en España, traba para los pensionistas
Respecto a España, Andor ha recordado que el paro es “el mayor problema” que deberá resolver para garantizar el futuro del sistema de pensiones, una vez aplicada la reforma. España “ha aplicado una reforma (de pensiones) que debería ser sostenible, sobre todo teniendo en cuenta que este país tiene una de los mayores esperanzas de vida de la UE”, ha señalado.

Nuestro país afronta el futuro de las pensiones “desde un buen punto de partida según el punto de vista demográfico”, pero tiene “el peor punto de partida de la UE” si se tiene en cuenta “el problema del desempleo”. Por eso, la situación de España es “muy difícil” en lo que se refiere a la participación en el mercado laboral y la contribución al sistema.

Cifras descorazonadoras
La CE recuerda que los pensionistas constituyen ya el 14% de la población de la UE (120 millones), en particular debido a que los nacidos del ‘boom’ de natalidad empiezan a alcanzar la edad de jubilación y el número de trabajadores en la edad laboral principal está descendiendo. En 2008, por cada ciudadano de la UE de 65 años o más había cuatro personas en edad de trabajar (15-64 años). De aquí a 2060, esta relación bajará a dos personas en edad de trabajar por cada ciudadano de sesenta y cinco años o más.

El impacto del envejecimiento demográfico se ha visto agravado aún más por la crisis económica. Las pensiones ya representan un porcentaje muy alto del gasto público: una media del 10% del PIB en la actualidad, que posiblemente llegue hasta el 12,5% en 2060.

No obstante, el gasto en pensiones públicas, que oscila desde el 6% del PIB en Irlanda al 15% en Italia, pone de manifiesto que, si bien los países afrontan problemas demográficos similares, persisten muchos desequilibrios.

La crisis afecta a los planes de pensiones basados en un sistema de reparto a través de la caída del empleo y el consiguiente descenso de las cotizaciones, mientras que los planes de capitalización se ven afectados por la caída del valor de los activos y la bajada del rendimiento, según recuerda Bruselas.

Expansión

La En SVS Asesores le facilitamos la gestión laboral, fiscal y contable de su empresa, no dude en contactarnos y solicitar un estudio de la situación de su negocio y un presupuesto personalizado, al Telf. 871 964 700 a nuestro  correo electrónico: svsasesores@hotmail.com o bien a través de skype: svsasesores

 

España entre los países con mayor rechazo al retraso en la edad de jubilación


El 71 % de los españoles consultados se mostró en desacuerdo con un aumento de la edad “oficial” de jubilación durante las dos próximas décadas, un porcentaje que supera en once puntos a la media de los Veintisiete,según una encuesta publicada por la Comisión Europea (CE).

Sólo dos de cada diez españoles dijeron ser favorables a dicha medida, frente a tres de cada diez europeos, según refleja el Eurobarómetro sobre el “envejecimiento activo” de la población. España se encuentra entre los países de la UE con mayor rechazo de sus ciudadanos al retraso de la edad legal de jubilación, según una encuesta publicada por la Comisión Europea (CE).

El 71 % de los españoles consultados se mostró en desacuerdo con un aumento de la edad “oficial” de jubilación durante las dos próximas décadas, un porcentaje que supera en once puntos a la media de los Veintisiete.

Los Estados miembros con mayor aceptación del aumento de la edad de jubilación son Dinamarca (58%), Holanda (55%) e Irlanda (53%), mientras que en el otro extremo se sitúan Rumanía (7%), Bulgaria (10%) y Letonia (13%).

El Eurobarómetro también refleja que el 42% de los europeos está “preocupado” por el envejecimiento de la población, así como que el 60% considera que a los ciudadanos “se les debería dejar que siguieran trabajando” una vez alcanzada la edad legal de jubilación, frente al 33% que se pronunció en contra de dicho supuesto.

En España, el 48% de los consultados se mostró favorable a que los trabajadores puedan seguir activos pese a haber alcanzado dicha edad, mientras que el 45% rechazó que se pueda continuar trabajando.

Estos datos muestran que los ciudadanos europeos “están dispuestos a mantenerse activos conforme se hacen mayores”, según dijo en una rueda de prensa el comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor.

El comisario confió en que la celebración del Año europeo del envejecimiento activo y la solidaridad generacional sirva para movilizar a los ciudadanos y a todos los actores implicados para “afrontar el desafío del envejecimiento demográfico de forma positiva”.

No obstante, admitió que el actual período de crisis económica “no es el más afortunado para discutir sobre el aumento de la edad de jubilación”.

Durante el año pasado, Estados miembros como España, Alemania, Dinamarca o Reino Unido decidieron alargar la edad legal de jubilación más allá de los 65 años.

Asimismo, el Eurobarómetro publicado hoy muestra que la edad media a la que los europeos empiezan a considerarse “viejos” se sitúa en los 64 años, mientras que en España es de dos años más.

Expansión

En SVS Asesores le facilitamos la gestión laboral, fiscal y contable de su empresa, no dude en contactarnos y solicitar un estudio de la situación de su empresa y un presupuesto personalizado, al Telf. 871 964 700 a nuestro  correo electrónico: svsasesores@hotmail.com o bien a través de skype: svsasesores

Así se calcula ahora la pensión de jubilación, tras la reforma de las pensiones


Las dos variables fundamentales para determinar la cuantía de las pensiones de jubilación son el periodo de cotización y las aportaciones realizadas durante el mismo. Dado que en España la afiliación a la Seguridad Social es obligatoria, la carrera de cotización corre paralela a la vida laboral, y las aportaciones tienen una relación muy directa con el sueldo percibido. Por tanto, para alcanzar la pensión máxima del sistema que ahora es de 34.526 euros (2.466 al mes, por catorce pagas), se precisa una carrera larga y sueldo de tipo medio y alto.

Esta pensión podía lograrse hasta ahora con 35 años de cotización, y calculada sobre las aportaciones de las 15 últimos. Pero tras la reforma aprobada el pasado jueves en el Congreso, el acceso se ha endurecido notablemente.

Por ley la Seguridad Social proporciona una pensión de jubilación contributiva (que tiene una relación directa con las aportaciones, al contrario que la asistencial, que tiene garantía financiera del Estado) a quien acredite al menos 15 años de cotización y haya cumplido los 65 de edad. Con catorce años y 11 meses sólo se puede recibir la pensión no contributiva, pero pueden alcanzarse los 15 años prolongando la cotización más allá de la edad de jubilación legal. Eso sí: una pensión contributiva lograda con 15 años y un día de cotización puede convertirse en la fórmula con mayor retorno posible, puesto que el Estado garantiza con complementos a mínimos la pensión mínima legal, aunque el cotizante no haya financiado ni la mitad.

Así, con 14 años, 11 meses y 29 días se percibe aproximadamente sólo la mitad de pensión que con 15 años y un día. En concreto, la pensión no contributiva es de 4.755,8 euros al año (339,7 al mes), mientras que la mínima garantizada contributiva es de 8.229,2 euros anuales (587,8 al mes) si el perceptor vive solo, y de 10.152 al año (725,2 al mes) si tiene un cónyuge a su cargo que carece de renta.

Nuevos requisitos de edad y aportaciones

Esto es así hasta enero de 2013. Desde esa fecha, bastarán 15 años de cotización, pero habrá que tener cumplidos 65 de edad y más de forma progresiva. En enero de 2013 se precisarán 65 años y un mes de edad, exigencia que crecerá en un mes por cada año hasta que quien se jubile en 2018 precise 65 años y medio. A partir de esa fecha, la edad de jubilación se prolongará en dos meses por cada año, de tal guisa que en 2027 serán precisos ya los 67 años cumplidos para acceder al retiro.

El periodo de cotización que determine la pensión, que ahora es de 15 años, también cambia con la reforma aprobada en el Congreso y avanzará un año cada ejercicio desde 2013 de forma ininterrumpida hasta que en 2022 sean precisas las cotizaciones de los 25 años últimos para determinar la cuantía, variable que se mantendrá estable desde entonces.

Para las contributivas el sueldo es la madre de la cotización. Pero ésta se mueve en una horquilla en función de la categoría profesional del cotizante, sea asalariado o autónomo. La norma obliga a que casi todas las partidas que la nómina recoge como remuneración conformen la base de cotización, con excepciones, como el plus de transporte, y todas las que no tengan relación directa con el desempeño. La base oscila entre los 746 euros de mínimo del personal no cualificado y los 3.230 euros al mes de máximo de los licenciados. La aportación resulta de aplicar un tipo de cotización a la base citada, y la conforman las aportaciones del trabajador y de la empresa, que se reparten el esfuerzo: la empresa aporta el 23,6% de la base, y el trabajador el 4,7%. El autónomo aporta todo (28,3%).

La escala de aseguramiento

Como la Seguridad Social busca la supuesta contributividad, fija la prestación de jubilación utilizando también la variable tiempo. Así, el retorno en función de los años cotizados se determina en lo que se conoce como la escala de aseguramiento. Tal escala parte de 15 años cotizados (el mínimo exigible), con los que se obtiene el 50% de la base reguladora (es en la práctica la cuantía de la primera pensión). El porcentaje de base reguladora a percibir crece en función de los años cotizados, hasta alcanzar el 100% con 35 años de cotización. En tal circunstancia, base reguladora y pensión son idénticas.

Esta gradualidad en la escala de aseguramiento se ha cambiado con la reforma, de tal guisa que se logra igualmente el 50% de la base reguladora con 15 años cotizados, pero se modifica para el resto. Esto es: a partir del año decimosexto, por cada mes adicional de cotización, comprendidos entre los meses 1 y 248, se añadirá el 0,19%, y por los que rebasen el mes 248, se añadirá el 0,18% (lo que puede ser un pequeño castigo para, o desincentivo a, las carreras largas), sin que en ningún caso el porcentaje aplicable supere el 100%.

Sólo son posibles las excepciones si se rebasa la edad legal de jubilación, y en tales casos se incrementará en un 2% por cada año si sólo se han cotizado 25 años; en un 2,75% si se han cotizado entre 25 y 37 años, y del 4% si se han cotizado más de 37 años.

La fórmula mágica

¿Cómo se calcula la base reguladora? Dividiendo por 210 la suma de las bases de cotización del trabajador durante los 180 últimos meses de cotización (sus últimos quince años de vida laboral). Se tomarán los 24 últimos meses por su valor nominal en euros, y los 156 meses restantes por los valores corrientes actualizados con la inflación generada hasta los 24 últimos meses. La inflación a considerar será la registrada oficialmente por Estadística.

Con esta fórmula, la base reguladora sería un 85,7% de la base de cotización; y la pensión (primera pensión) sería el porcentaje de la base reguladora que determine la escala de aseguramiento en función de los años trabajados.

En caso de que existiesen lagunas de cotización en los quince años del cómputo, se aplicará la base mínima de su categoría profesional. Dado que es obligado estar en situación de alta en el momento de causar pensión, pueden arrastrarse periodos de desempleo en los últimos años de vida laboral, que cercenarían la cotización y, por ende, la cuantía de la pensión.

Esta fórmula explicada es de aplicación hasta enero de 2013, y entonces, aunque se mantiene su estructura, varía en función de los nuevos requisitos de aportaciones para tener derecho a la pensión. Así, en 2013 en el numerador de la fórmula se computarán las bases de cotización los 192 últimos meses, que crecerán en doce por cada año que pase, hasta alcanzar la suma de los últimos 300 meses ya en 2022.

En el denominador en 2013 en vez de 210 será 224. Es decir:

se dividirá por 224 la suma de las bases de los últimos 192 meses (16 años);

en 2014, se dividirá por 238 las bases aportadas en los últimos 204 meses (17 años);

en 2015, se dividirá por 252 las bases aportadas en los 126 meses últimos (18años);

en 2016, se dividirá por 266 las bases sumadas de los 228 meses últimos (19 años);

en 2017, se dividirá por 280 las bases aportadas en los 240 últimos meses (20 años);

en 2018, se dividirá por 294 las bases aportadas en los 252 meses últimos (21 años);

en 2019, se dividirá por 308 las bases aportadas en los últimos 264 meses (22 años);

en 2020, se dividirá por 322 las bases sumadas en los últimos 276 meses (23 años);

en 2021, se dividirá por 336 las bases acumuladas en los últimos 288 meses (24 años);

y en 2022 y siguientes, se dividirá por 350 las bases de los últimos 300 meses (25 años).

En todos los casos, tal como ahora, se computarán los dos últimos años por el valor nominal de las cotizaciones, y se actualizarán con la inflación devengada en cada año todas las anteriores (las de los 23 anteriores en el caso extremo a partir de 2022).

La quimera de la pensión completa

Hasta ahora podía lograrse el 100% de la base reguladora con 35 años cotizados, y así será hasta 2013. Pero desde esa fecha se estimarán en paralelo los años cotizados para tener derecho al 100% de la base reguladora (algo parecido a la pensión, en función de las fórmulas explicadas antes). Al igual que con la edad de jubilación. Con este mínimo para tener el 100%, se amplía en un mes cada año a partir de enero de 2013, hasta 2018, en que serán necesarios 35 años y seis meses. Desde entonces los saltos del requisito serán de dos meses en dos meses por cada año, hasta llegar a los 37 años en 2027. Como ahora, todo lo cotizado por encima del exigido para tener el 100% de la base reguladora, se pierde, se le regala al sistema.

Pero la reforma ha introducido otra particularidad, que modifica los años de cotización para retirarse a los 65 años. Así, de los 35 actuales de cotización para poder retirarse a los 65 años, se pasa a los 38 años y medio cotizados para poder retirarse a los 65 de edad y con el 100% de la base; esta escala salta de seis meses en seis meses y lo hace cada dos años.

Por lo que se refiere a las prejubilaciones, se mantiene el mecanismo hasta enero de 2013. En España existe la posibilidad de jubilarse a los 60 años si se registró cotización antes de enero de 1967, o a los 61 para el resto si ha mediado un expediente de crisis en su empresa. En tales casos, la pensión que se determine se reducirá un 8% por cada año de anticipo del retiro sobre los 65 años: 8% si es a los 64; 16% si es a los 63; 24% si es a los 62 años; etc. Pero si el periodo cotizado acreditado supera los 40 años, el coeficiente reductor anual aplicable es del 7%.

A partir de esa fecha, se mueven las de acceso a la prejubilación o retiro anticipado, en paralelo a como se mueve la edad legal, y se mantienen los coeficientes reductores de la prestación.

 

Cinco dias

Claves para entender la reforma de las pensiones


La reforma de las pensiones supera su último trámite parlamentario y entrará en vigor en 2013, aunque se establece un régimen transitorio hasta 2027 El Congreso de los Diputados aprobó ayer definitivamente la reforma de las pensiones tras aceptar 40 enmiendas del Senado. La modificación supone ampliar gradualmente de los 65 a los 67 años la edad de jubilación y elevar de 15 a 25 años el periodo para calcular la pensión. Aun así, con un periodo largo de cotización aún será posible jubilarse a los 65 años.

En diciembre de 2009, por primera vez, el Gobierno tímidamente apuntó la necesidad de alargar la vida laboral para salvaguardar el sistema de pensiones. Y ayer, tras 20 meses de batallas dialécticas, publicación de borradores, equívocos y confusión, el Congreso aprobó definitivamente la Ley de actualización, adecuación y modernización del Sistema de Seguridad Social. Es decir, la reforma de las pensiones.

Si bien a última hora se incluyeron multitud de enmiendas, el espíritu de la reforma es el mismo con el que se inició. La edad de jubilación, fijada hasta ahora en los 65 años, se alarga a los 67 años. Aunque, finalizado el régimen transitorio en 2027, aquellos que hayan cotizado como mínimo durante 38 años y seis meses podrán jubilarse a los 65 años como hasta ahora. Mientras que la base para calcular la pensión de la vejez se establece en los últimos 25 años trabajados en lugar de los 15 años que contemplaba la legislación anterior.

En cualquier caso, la reforma, que entrará en vigor en 2013, se aplicará de forma gradual. Es decir, no afectará de forma significativa a aquellos que ya se encuentran a las puertas de la jubilación. Así, a partir de 2013, los nacidos en 1948 se jubilarán a los 65 años y un mes. El año siguiente, la edad exigida serán 65 años y dos meses. Este incremento progresivo se mantendrá hasta 2027, cuando la edad oficial de jubilación quedará anclada en 67 años. Es decir, aquellos que nacieron a partir de 1959 ya se verán afectados totalmente por la reforma de las pensiones. En cualquier caso, se podrá acceder a la jubilación anticipada a partir de los 63 años y con 33 años cotizados, aunque para situaciones de crisis la edad se rebaja a los 61.

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, que llegó al cargo cuando las grandes líneas de la reforma estaban ya trazadas, sostuvo que la Ley de Modernización del Sistema de la Seguridad Social no supone “ningún recorte” y aseguró que las pensiones serán más altas en 2027. Incluso, fue un paso más allá y defendió que a partir de 2040 o 2050, las pensiones seguramente se triplicarán” a pesar de que habrá 18 millones de pensionistas. Otras fuentes apuntan que la pensión media podría reducirse hasta un 30% con el nuevo sistema. Con la excepción de CiU, todos los grupos parlamentario negaron su apoyo a la norma.

En cualquier caso, Gómez destacó que la norma supone ampliar derechos y recordó que la normativa incluye que las mujeres que hayan interrumpido su carrera profesional para cuidar a sus hijos puedan sumarse hasta cinco años de cotización. Por otro lado, la normativa final contempla que las personas discapacitadas podrán jubilarse de forma anticipada con 25 años cotizados. A pesar del rechazo del principal partido de la oposición, el ministro de Trabajo se mostró confiado en que el PP, si gana las elecciones, no anulará la reforma.

Claves para entender la reforma del sistema

Edad de jubilación: la edad de jubilación, hasta ahora establecida en 65 años, se fija en 67 a partir de 2027, momento a partir del cual finaliza el régimen transitorio. Desde 2013 se irá incrementado gradualmente la edad de jubilación. En cualquier caso, quien cumpla 65 años en 2027 y haya cotizado más de 38 años y seis meses podrá jubilarse y cobrar la pensión completa.

Cálculo de la pensión: la cuantía de la pensión se determinará por los últimos 25 años trabajados en lugar de los 15 años fijados en la anterior legislación. La medida se aplicará de forma gradual de tal forma que a partir de 2022 todas las pensiones se calcularán ya con los últimos 25 años cotizados.

Pensión máxima: para cobrar la pensión máxima será necesario a partir de 2027 acreditar 38,6 meses de cotización. Hasta ahora, bastaban 35 años para acceder al 100%.

Jubilación anticipada: la reforma aprobada definitivamente ayer contempla que se pueda acceder a la jubilación anticipada a partir de los 63 años, siempre y cuando se hayan cotizado 33 años. La jubilación a los 61 años se mantiene para casos ligados a crisis empresariales.

Cotización mínima: el periodo mínimo para acceder a la prestación contributiva se mantiene en los 15 años. Con ese periodo cotizado solo se tendrá derecho al 50% de la base reguladora de la pensión de jubilación.

Autónomos: el colectivo de los autónomos también podrán acceder a la jubilación voluntaria a los 63 años con al menos 33 años de cotización

(Noticia extraída de Cinco Días)