Archivo

Posts Tagged ‘producción’

Las causas del despido objetivo. Claro y conciso.


La reciente lectura de un artículo al respecto en una revista, nos ha hecho reflexionar sobre la cantidad de empresas que en los últimos tiempos, andan un poco confundidas sobre los requisitos validantes a la hora de realizar un despido objetivo de trabajadores, en sus diferentes modalidades, no todo vale ni se ha entregado un cheque en blanco a los empresarios, precisamente los Juzgados y Tribunales se están encargando de acotar los casos en que el empresario puede acogerse al despido objetivo en sus diferentes modalidades, causas económicas, técnicas y organizativas. Vamos a aclarar un poco que es lo que nos están diciendo los Tribunales sobre cada una de ellas.

  • Causas económicas. Se producen cuando existe una situación económica negativa, siendo esta situación económica la existencia de pérdidas actuales o futuras previstas. Esta previsión de pérdidas se aceptará cuando durante tres trimestres consecutivos, los ingresos de cada uno de esos trimestres sean inferiores a los registrados en el mismo trimestre del año anterior.
  • Causas técnicas. Acontecen cuando haya habido cambios en los medios de producción que utiliza al empresa, cambios de maquinaria, robotización de procesos, etc…
  • Causas organizativas. Entendemos por causas organizativas los cambios que se produzcan en los métodos de trabajo o en la organización de los procesos productivos de la empresa. Un caso claro es la externalización de trabajos que antes realizaba la propia empresa, subcontratando los servicios de otra empresa.

 

Hay que tener en cuenta que estos motivos no son excluyentes entre si, un despido objetivo puede invocar una o varias de las causas expuestas.

La norma habla de razonabilidad de la medida, si bien los Tribunales están abandonando este término, fijando los criterios respecto de las pérdidas (causas económicas) en que se cumplan exactamente las previsiones sobre perdidas o bien disminución de ingresos en tres trimestres consecutivos en relación con el año anterior, ciñéndose en exclusiva a este criterio. No obstante este criterio de razonabilidad sí que opera para establecer el número de despidos admisibles en función a las causas económicas invocadas.

Juan Francisco Argüelles Sánchez

Graduado Social.

 

Anuncios

El Outsourcing, o como redimensionar mi empresa


 

Os intentamos explicar hoy, de forma breve y concisa que es el outsourcing. Entre las muchas definiciones que encontramos de outsourcing, una de ellas, puede ser el proceso de externalización de actividades y/o procesos que antes realizaba la empresa, mediante su contratación a una empresa no vinculada.

Es decir, estamos hablando de contratar con entidades externas servicios y procesos que antes se ejecutaban desde la propia empresa. Hoy en día, y más, acentuado con la crisis, es frecuente recurrir a este tipo de organización en la empresa, ya que generalmente, suele suponer un coste menor externalizar, que llevar desde la propia empresa determinados procesos.

Para ello es fundamental que el empresario realice un análisis exhaustivo de la empresa, su organización y su tamaño, identifique cuales son las áreas o actividades que son susceptibles de ser realizadas por un proveedor externo, y valore la situación de la empresa en cuanto a gestión, organización y producción tras el proceso de outsourcing.

La actividad de outsourcing más comunmente realizada es la gestión de las tareas administrativas, fiscales y de recursos humanos. Es evidente que cualquier empresario que compruebe la minuta profesional por la externalización de estos servicios, podrá comprobar que le resulta con mucho más económico que gestionar dichas áreas desde la propia empresa.

Algunas de las ventajas que supone el outsourcing, para la empresa, vienen sobre todo radicadas en la posibilidad que ofrece de que la empresa se concentre exclusivamente en la realización de sus funciones principales, sin dedicar recursos ni medios propios a tareas que no son la ejecución de su línea de negocio. Esto supone una menor infraestructura interna, mayor poder de concentración en la actividad propia de la empresa y una absoluta orientación del empresario hacia los objetivos de producción. Otra ventaja muy importante, quizás la más, es el poder contar con expertos en cada una de las materias externalizadas, esto da una mayor y mejor información al empresario, al poder ser asesorado por expertos.

Ahora bien, como en todo, la externalización de funciones no críticas de la empresa, conlleva algunos riesgos, como puede ser, una pérdida de control sobre las materias externalizadas, menor capacidad de influencia y motivación sobre el personal que ejecuta las tareas, pérdida de conocimiento sobre productos o partes de la actividad esencial de la empresa, que hayan sido externalizados.

En resumen, el outsourcing, puede ayudar al empresario a reducir y optimizar el tamaño de la empresa, ajustando costes, pero debe ser precavido y meditar adecuadamente que funciones o áreas de la empresa externaliza, para que la eficiencia de la empresa y calidad del producto no se vean alterados, sino mejorados, a modo orientativo os comentaré una serie de funciones o áreas que bajo mi punto de vista no deben ser externalizados, por el riesgo de afectar a la buena gestión y desempeño del objeto del negocio.

  • Venta y distribución de productos.
  • Atención al cliente.
  • Administración y gestión de calidad.
  • Tesorería.
  • Planificación de estrategias y objetivos.
  • Control de clientes/proveedores/acreedores.

Francisco Sánchez

Graduado Social

En SVS Asesores le facilitamos la gestión laboral, de Recursos Humanos y la Asesoría Fiscal y contable de su empresa, no dude en contactarnos y solicitar un estudio de la situación de su negocio y un presupuesto personalizado,

Telf. 871964700

Email: svsasesores@hotmail.com

Facebook: http://www.facebook.com/svsasesores

 Skype: svsasesores

Twitter: @svs_asesores